Consúltanos

601 987 206

impago-hipoteca-con-avales

EN MI HIPOTECA HAY AVALISTAS. ¿QUÉ LES PUEDE PASAR SI DEJO DE PAGARLA? ¿PODRÍA PEDIR UNA DACIÓN EN PAGO?

EN MI HIPOTECA HAY AVALISTAS. ¿QUÉ LES PUEDE PASAR SI DEJO DE PAGARLA? ¿PODRÍA PEDIR UNA DACIÓN EN PAGO?

 

En el artículo anterior  «Soy un deudor con recursos pero no puedo pagar mi hipoteca»,  estuve mencionando las diferentes circunstancias por las que, sin ser un «deudor hipotecario sin recursos», una persona se puede ver en la situación de tener que pedir una DACIÓN EN PAGO, para quitarse la deuda de su hipoteca.

Dentro de los diferentes casos, existe uno que por excelencia suele preocupar e inquietar demasiado y es el siguiente:
-PARA QUE ME CONCEDIERAN EL PRÉSTAMO HIPOTECARIO, TUVIERON QUE FIRMAR UNOS AVALISTAS.

¿Qué pasa entonces? ¿Puedo pedir una dación en pago teniendo avalistas? ¿Qué les podría pasar si dejara de pagar mi hipoteca?

Vayamos punto por punto.

Lo primero de todo, es aclarar las diferentes formas en que una persona/entidad, puede estar avalando un préstamo hipotecario.
Este dato es fundamental saberlo con exactitud, para poder determinar el resultado de una negociación de este tipo con la Entidad acreedora, con el fin de conseguir una dación en pago/cancelación del préstamo hipotecario y también para poder advertir o explicar de las consecuencias, si dejas de pagar una hipoteca con avalistas y no haces nada.

La figura de un avalista puede ser:

  • Avalista deudor: Avala con su dinero. Nómina, pensión…
  • Avalista hipotecante no deudor: Avala con una propiedad y no con su dinero.
  • Avalista deudor-hipotecante: Avala con su dinero y con una propiedad.

*Cuando hay un avalista hipotecante, en ese préstamo existirá una DOBLE GARANTÍA.

Una vez aclarado esto, respondamos a la primera cuestión:

¿QUÉ LE PUEDE PASAR A MI AVALISTA SI DEJO DE PAGAR LA HIPOTECA?

¡ACLARACIÓN MUY IMPORTANTE!: Exista o no, en un préstamo hipotecario uno o varios avalistas (ya sean deudores o hipotecantes…). Insisto. Insisto. Insisto… (y no me cansaré de hacerlo). Si dejas de pagar la hipoteca y no haces nada. Las consecuencias en cualquiera de los casos, serán un despropósito para todos.  

Yo aquí explico casos posibles y reales basados en la experiencia, que suceden cuando se hacen las cosas bien, considerando que, hacer las cosas bien si dejas de pagar la hipoteca, es ponerte en manos de un profesional que te ayude a negociar con la Entidad, para solucionar la situación de impago mediante un acuerdo amistoso.
Dicho y aclarado esto nuevamente, continúo:

En términos generales, cuando se deja de pagar una hipoteca, evidentemente existen riesgos.
Cuántos más intervinientes, más solvencia (que para eso les hacen firmar a los avalistas) y la figura de un avalista, a lo que se compromete, es a hacerse cargo de la deuda en caso de que el titular no lo haga. Esto es lo que firman en la escritura del préstamo.

Está claro, que el contrato de préstamo que se firma cuando pides una hipoteca, asusta cuando te lo lees y ves que no puedes pagarla, pues los compromisos que se adquieren (y sobre todo los avalistas sin tener ninguna intención de asumir esa deuda) son firmes y por supuesto que lo son.
Legalmente se les considera deudores (si han firmado como tal) y por supuesto que, al hacerlo, responden con su dinero ante una situación de impago.

Esta es la teoría… (y me explico).

Los acuerdos amistosos a los que llega un deudor y un acreedor ante una situación de impago de un préstamo hipotecario existen. Es una realidad y por eso me molesto en explicar todo esto.
¡¡Siempre hay luz al final del túnel!! 🙂

Si bien, ese contrato de préstamo está lleno de responsabilidades para todas las partes, cuando se manifiesta a la Entidad acreedora, la intención de querer solucionar esa situación de impago mediante un acuerdo amistoso, “se obvian” durante un tiempo cada una de esas responsabilidades.
El objetivo común, será conseguir el acuerdo justo que beneficie a ambas partes y que no perjudique a ninguna.

Como ya he comentado en anteriores artículos, hasta que no pasa un año de impago, la Entidad no te puede demandar y en muchos casos, dependiendo de cuál sea la entidad con la que tengas contratado el préstamo, la demanda puede llegar pasados dos, tres, cuatro…  Es algo que no se puede saber.
Todo este tiempo “de descuento”, es el que vamos a tener para negociar y por supuesto, si no hay demanda, no hay peligro ni para los avalistas, ni para los titulares de ese préstamo impagado.

Volvamos de nuevo a las preguntas: ¿Qué le puede pasar a un avalista si dejo de pagar mi hipoteca? ¿Podría conseguir una dación en pago?

-Hipoteca impagada con avalista/s deudor (que avala con su dinero), en ningún caso podrá ser embargado ante una situación de impago y el motivo es, que, si haces las cosas bien y manifiestas a la entidad la voluntad de querer resolver esa situación de impago mediante un acuerdo amistoso, se conseguirá llegar a un acuerdo amistoso.
Puede que ese acuerdo al que se llegue para evitar la ejecución hipotecaria, conlleve que se tenga que poner cierta cantidad de dinero, si se considera que la suma de los ingresos de todos los intervinientes demuestra bastante solvencia.  Recordemos que el acuerdo siempre debe ser justo.

Si la situación económica de los intervinientes no es solvente. Evidentemente se tratará de conseguir dejar cancelada la totalidad del préstamo mediante diferentes recursos/acuerdos.
*Cuando hablo de solvencia, me refiero a intervinientes con ingresos muy altos, propiedades libres de cargas, etc….

En los casos en los que la figura del avalista esté avalando con su dinero (avalista deudor), de cara a llegar a un acuerdo amistoso para resolver el impago, siempre va a “dificultar” las negociaciones (nos pondrán más obstáculos), pero no será determinante a la hora de poder asegurar a todos los intervinientes, que se solucionará sin que sufra ninguno de ellos daño o perjuicio.

-Hipoteca impagada con un avalista hipotecante (deudor o no deudor) (puso su casa como doble garantía)
Ante una situación de impago de un préstamo hipotecario, en el que hay avalistas hipotecantes (ya sean deudores o no deudores), es realmente peligroso que no se resuelva mediante un acuerdo amistoso.
La consecuencia es, de entre todos los casos posibles, la más dramática y por supuesto la que hay que evitar por encima de todo:  Que el/los avalistas/s pierdan su casa.

Si en un préstamo hipotecario hay una doble garantía, significa que la deuda total está repartida en dos casas (dos inmuebles).
Por norma general, la mayor parte de la deuda debería recaer sobre la vivienda principal del titular (la casa con la que vamos a negociar), pero por desgracia, existen casos en los que la deuda total está repartida casi al 50% entre las dos casas.
Si tienes un préstamo hipotecario con doble garantía que no vas a pagar, lo primero que habrá que hacer es ver con exactitud qué parte de deuda recae sobre cada vivienda, pues lo que se hará, será cancelar únicamente la parte de deuda que recaiga sobre la vivienda con la que vamos a negociar.
Ejemplo:
Préstamo total en situación de impago: 300.000€
Vivienda 1 (titular) – Recaen 250.000€
Vivienda 2 (avalistas) – Recaen 50.000€

Si una persona tuviera esta circunstancia y quisiera llegar a un acuerdo de dación en pago/cancelación de préstamo hipotecario, tendríamos que decirle con honestidad, que lo máximo que se le podrá cancelar mediante un acuerdo amistoso, serán los 250.000€ que recaen sobre su casa.
Si queremos salvaguardar la vivienda de los avalistas, esos 50.000€ se tendrán que seguir pagando una vez que se resuelva la operación.

Queda claro, que la peor de las situaciones para un avalista, es que figure como hipotecante, pero no vamos a crear el pánico.
Si has dejado de pagar la hipoteca y en ella hay un avalista que puso su casa como garantía, nosotros vamos a conseguir que no pierdan su casa.

RESUMEN:

De las tres maneras en las que un avalista puede intervenir en un préstamo hipotecario, sin duda alguna, la única que no nos impedirá dejar a cero de deuda a cualquier persona que necesite cancelar su hipoteca, será la primera. AVALISTA DEUDOR.
La figura de un avalista que interviene en un préstamo, ofreciendo como garantía de pago en caso de impago, sus ingresos (nómina, pensión, etc.…), a nosotros no nos condicionará demasiado, de cara a poder crear expectativas de cancelación total de hipoteca.

Dicho de otra manera: Si en un préstamo hipotecario hay avalistas deudores, se puede conseguir una dación en pago o cualquier otro acuerdo que implique la cancelación total de la deuda.

La cosa cambia, cuando en un préstamo hipotecario, los avalistas firmaron como HIPOTECANTES no deudores o deudores hipotecantes.
Si un avalista, con todo el cariño del mundo (o sin cariño porque tal vez no se lo explicaron), puso su casa como garantía de ese préstamo al que estaba avalando, lo que realmente estaba haciendo era hipotecar de nuevo su casa.

Si una persona quiere pedir una dación en pago y tiene una doble garantía, nunca podrá quedarse a cero de deuda, si lo que queremos es proteger la vivienda del avalista.

Ni que decir tengo, que cada caso es un mundo y por supuesto, para poder determinar con exactitud, la viabilidad de una operación con avalistas, en la que vamos a querer llegar a un acuerdo de cancelación de préstamo hipotecario, habrá que estudiarlo todo muy bien y con detalle. Entre otras cosas porque las expectativas tienen que ser reales.

En Acuerdos D&A, queda claro que nos sobra experiencia si lo que necesitas es que te ayuden ante una situación así.

No dudes en contactarnos para contarnos tu caso. Sea cual sea, te sabremos asesorar y por supuesto…
Si confías en nosotros, TE LO RESOLVEREMOS.

CONTACTA

*Si te ha resultado interesante este artículo, compártelo para que podamos ayudar al mayor número de personas.
Muchas gracias!

Patricia Aragón